Oficios del pasado, un reconocimiento al patrimonio: GUSTAVO ESPINOZA RAMOS, VENDEDOR DE ALGODONES DE AZÚCAR.

Lleva más de 30 años recorriendo las calles de las distintas villas que existen en Rengo, muchas de ellas no se construían aun cuando se inicio en este oficio.

Gustavo Espinoza, es uno de los dos algodoneros que aun sigue manteniendo viva esta tradición, como es la fabricación del algodón de azúcar, llevando su producto no sólo a los niños, sino también a los adultos, para quienes probar el algodón constituye muchas veces retroceder varias décadas para recordar su infancia.

Este personaje, con quien conversamos y  acompañamos en su recorrido por la villa Vista Hermosas de Rengo, donde pudimos apreciar la cantidad de pequeños que se acercaron a su carrito a comprar algodones.

Espinoza nos señaló, que antes de dedicarse a este oficio, se desempeñaba en el campo como tractorista, pero una enfermedad le impidió continuar en este trabajando, por lo tanto y debido a la necesidad debió optar por otra actividad para ganarse la vida.

Gustavo Espinoza nos indica también, que si bien los carros y la técnica siguen siendo similares a los de antaño, hoy son más modernos y la mayoría cuenta con un generador de electricidad que facilita la tarea de entregar decenas de algodones al día, de hecho su carro se encuentra adaptado a un motor a batería que lo hace girar para poder hacer girar el trompo.

Con mucho orgullo agrega, que la venta de algodones le ha permitido darles estudio a sus tres hijos y mantener la familia, pero que desgraciadamente este tradicional oficio como recorrer la ciudad y sectores periféricos vendiendo sus algodones ya se encuentra casi extinguido y que en un tiempo más va a desaparecer definitivamente.

Popularidad: 1% [?]

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes