CELEBRANDO LA BIODIVERSIDAD ANIMAL DE NUESTRO PAÍS.

Alonso Silva Hernández
Docente del área Recursos Naturales
CFT Santo Tomás Rancagua

Cada 05 de noviembre se conmemora el día de la fauna chilena, un término al cual desde pequeños hemos estado familiarizados mediante diferentes estímulos como, por ejemplo, nuestros símbolos patrios, honrando al huemul y cóndor, animales que se distribuyen en nuestro país y son parte importante de nuestra fauna e identidad.

Para nadie es nuevo escuchar que debido a los daños antropológicos se han visto perjudicados muchos ecosistemas mundiales y nuestro país no queda ajeno a este perjuicio. Lamentablemente, uno de los daños provocados por el humano es afectar directamente a las especies que habitan nuestro largo país, especies que tienen un gran grado de endemismo, lo que hace que sean más susceptibles a cambios poblacionales, pudiendo provocar extinción de ellas si es que no les prestamos más atención.

Debemos incluir este cuidado en nuestra cultura puesto que muchas de estas especies son fundamentales para el control de poblaciones de especies invasoras (ej: lechuzas, búhos y otros strigiformes controlan la población de ratones no nativos). Además de eso, influyen en el ecosistema de manera directa en procesos tan esenciales como la polinización, distribución de semillas y control de otras plagas.

Durante los últimos años los humanos hemos desplazado a estas especies ocupando su hábitat natural, fragmentando su ambiente con construcciones, carreteras y agricultura, aislando poblaciones y no permitiendo que sus interacciones ecológicas se desarrollen sin algún riesgo vital para ellos.

Tenencia irresponsable

Otro factor relevante que está provocando daño directo en mamíferos, aves, reptiles y anfibios es la tenencia irresponsable de mascotas. Si bien nuestro país cuenta con legislación con respecto a esta temática – mediante la ley 21.020 de tenencia responsable de animales de compañía –, la población humana aún no entiende el peligro que generan los animales de compañía en la fauna chilena. Las redes sociales nos entregan un completo catálogo de personas que cazan pumas acompañada de perros, llevan mascotas que molestan y alteran las aves marinas migratorias en las playas o gatos llevando aves o lagartijas como “premio” a sus tutores. Debemos aprender que los cuidados animales deben partir por los que ya habitan desde hace años nuestro territorio.

Chile es un país que prohíbe el ingreso de animales de compañía a los parques nacionales para evitar justamente estos actos y además para evitar la propagación de enfermedades infecciosas entre animales domésticos a silvestres como distemper, sarna, etc.

El aumento de estudios científicos y el constante trabajo de profesionales y técnicos del área de la medicina veterinaria y biología ha permitido tener mayor claridad de lo expuesto anteriormente, entregando además medidas que disminuyen estos daños como la educación ambiental, la creación de centros de rehabilitación de fauna silvestre, formaciones de ONG’s y fundaciones que se dedican a monitorear estas poblaciones nativas de animales.

Cambiemos nuestra visión frente a la fauna chilena, debemos respetar su espacio, no invadirla, no tratar de domesticarla y disfrutar de la variedad de especies únicas que nos entrega nuestra tierra. Ocupemos nuestros sentidos para disfrutarlas escuchar, observar sus colores, sus comportamientos y con ello darse cuenta de lo bella que es nuestra fauna.

Cuidemos, respetemos y protejamos nuestra fauna para que nuestras futuras generaciones tengan la posibilidad de conocer cóndores, huemules, zorros, guanacos, garzas, lobos marinos, tortugas marinas y un centenar de especies que están ahí conviviendo con nosotros.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes