LA REFORMA EDUCACIONAL EN CAMINO; EFECTOS A MEDIANO PLAZO.

Lucía Muñoz Sandoval ex Rectora y Sostenedora -Colegio San Antonio del Baluarte de Rengo y ex Presidenta FIDE – Región de O’higgins

Inquietante por decir lo menos es la forma y las áreas que se pretenden cambiar e  implementar mediante esta reforma.  Tema aparte y especial se encuentra lo relacionado con los colegios de financiamiento compartido, a quienes no tan solo se les obligará a ser instituciones sin fines de lucro y  transformarse en fundaciones o corporaciones,  sino que también podrán ser adquiridos por el  Estado.

En relación a esta última opción sería una cantidad aún no determinada de recursos que deberá disponer el Estado para financiar esta iniciativa.  Aunque se han ido haciendo algunas modificaciones a la idea inicial, igual hasta hoy existen cálculos muy opuestos entre la autoridad y los afectados  y que para muchos es un monto demasiado alto, más aún si consideramos las inversiones que debieran hacerse para cubrir  las verdaderas prioridades en que suponemos  se debe poner el foco, como lo son:  la educación preescolar,  la educación técnica, la formación docente y su valoración ante la sociedad, lo que obliga a considerar  la reducción de alumn@s en aula, tiempo disponible del docente para ejercer su rol,  modificaciones o ajustes curriculares, etc.  Además de una buena infraestructura, su implementación y mantención, factores que conlleva a fortalecer la triada, colegio- alumno- familia.

Lo que el gobierno pretende desconocer es que administrar un establecimiento de FC;  no es tarea fácil, menos aún cuando éste tiene (debería ser un requisito) resultados académicos destacados,  buena infraestructura y un innovador proyecto educativo. Es sabido que para lograr buenos resultados y algún equilibrio económico, deben  pasar varias generaciones de alumnos, además del compromiso de  la comunidad en su conjunto y es ese equilibrio el que permite hacer frente a los cambios propios del desarrollo institucional, como también a las exigencias del sistema, tanto de las autoridades educacionales, como de la misma comunidad educativa interna y externa, ya sea padres y apoderados, alumnos, profesores, entorno social, etc.  Lo que conlleva a que estos establecimientos estén en una constante de inversiones y/o aportes extraordinarios para hacer frente a las cada vez mayores exigencias.

Por cierto que es necesario hacer cambios estructurales para  lograr los buenos resultados que todos anhelamos, pero para que estos sean eficaces y aporten realmente a la calidad,  el camino es otro.  El camino es un reconocer en el otro el aporte que realiza y como hacemos que éste sea mejor. Es decir, reconocer a todos los actores como parte importante de este proceso de cambios  y/o reformas.

Me parece oportuno que la ciudadanía se este pronunciando y manifestando, pero que lo haga en forma seria y responsable, para que una vez dada la discusión se tenga la convicción de que al concretarse este proyecto,  no nos arrepintamos como sociedad sin en definitiva al poco andar nos quedaremos con un sistema mucho más segregador que el que tenemos hoy. No olvidar que a mediano plazo podemos quedarnos solo con colegios particulares pagados y públicos, lo que por cierto marcaría una mayor brecha social, volviendo a lo que tuvimos  y que gran parte de los padres y apoderados de este país dejaron de lado  hace décadas al elegir un colegio con FC.

You can leave a response, or trackback from your own site.
Powered by WordPress | Download Free WordPress Themes | Thanks to Themes Gallery, Premium Free WordPress Themes and Free Premium WordPress Themes